Los hijos: víctimas de la “violencia entre géneros”

Hasta en el mes de agosto, que mucha gente para su actividad, seguimos lamentablemente leyendo noticias sobre la violencia de género. Violencia que bajo mi punto de vista es VIOLENCIA de una sociedad que se expresa no solo en mujeres sino en individuos de ambos sexos y lo que es peor, en los menores.

Porque las VICTIMAS de esa “violencia entre géneros”, que se vive en muchos hogares, son los hijos. Al final,  en número,  los que resultan cuantitativamente más damnificados, son ellos.

Los datos  de un estudio realizado en 2015, nos dicen que un 63% de los menores han presenciado episodios de violencia y un 64% de esos, sufrieron violencia por parte de la pareja de la madre.

En lo que va de año han muerto 8 menores víctimas de episodios de violencia de género y  63 han quedado huérfanos. Los otros daños son más difíciles de cuantificar.

Sabemos además, que la violencia sufrida genera violencia. Es decir, que esos menores pueden en el futuro o ser verdugos o ser víctimas. Y ello da oriegen a una cadena maléfica, casi una plaga de violencia que no beneficia a nadie y nos perjudica a  todos.

Es necesario hacernos conscientes de que el MIEDO subyace en la generación de la Violencia. De hecho una de cada 4 mujeres  víctimas de violencia no denuncia por miedo según la última Macroencuesta del Ministerio de Sanidad e victimas.jpg2_Igualdad y  dos de cada diez retiran la denuncia.

Pero a mí,  me gustaría saber ¿cuántas  y cuántos sufren la violencia? ¿cuántos y cuántas son los perpetuadores de esa violencia porque fueron niños víctimas de ella?. Yo creo que muchos y muchsimas más de lo que imaginamos.

Vivimos una cultura propensa a generar victimas. Y debemos reflexionar cual son las causas profundas de ello.  Sin identificarlas, nunca podremos dar solución a la lacra más grande que sufre nuestra sociedad: la violencia. En ella esta el origen de mucho sufrimiento, enfermedad o adicción.

A mí me gusta decir, que todos y cada uno de nosotros deberíamos identificar la victima que llevamos dentro, y luego matarla. Solo entonces estaremos en disposición de liberar de la violencia nuestras vidas y las de los que nos acompañan. Desde nuestra labor cotidiana, como médicos, como docentes, como familiares, como amigos o como compañeros.

Porque exterminar la “violencia entre géneros” es una responsabilidad social que comienza con una responsabilidad individual.

@carlotadedios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s