Los hijos: víctimas de la “violencia entre géneros”

Hasta en el mes de agosto, que mucha gente para su actividad, seguimos lamentablemente leyendo noticias sobre la violencia de género. Violencia que bajo mi punto de vista es VIOLENCIA de una sociedad que se expresa no solo en mujeres sino en individuos de ambos sexos y lo que es peor, en los menores.

Porque las VICTIMAS de esa “violencia entre géneros”, que se vive en muchos hogares, son los hijos. Al final,  en número,  los que resultan cuantitativamente más damnificados, son ellos.

Los datos  de un estudio realizado en 2015, nos dicen que un 63% de los menores han presenciado episodios de violencia y un 64% de esos, sufrieron violencia por parte de la pareja de la madre.

En lo que va de año han muerto 8 menores víctimas de episodios de violencia de género y  63 han quedado huérfanos. Los otros daños son más difíciles de cuantificar.

Sabemos además, que la violencia sufrida genera violencia. Es decir, que esos menores pueden en el futuro o ser verdugos o ser víctimas. Y ello da oriegen a una cadena maléfica, casi una plaga de violencia que no beneficia a nadie y nos perjudica a  todos.

Es necesario hacernos conscientes de que el MIEDO subyace en la generación de la Violencia. De hecho una de cada 4 mujeres  víctimas de violencia no denuncia por miedo según la última Macroencuesta del Ministerio de Sanidad e victimas.jpg2_Igualdad y  dos de cada diez retiran la denuncia.

Pero a mí,  me gustaría saber ¿cuántas  y cuántos sufren la violencia? ¿cuántos y cuántas son los perpetuadores de esa violencia porque fueron niños víctimas de ella?. Yo creo que muchos y muchsimas más de lo que imaginamos.

Vivimos una cultura propensa a generar victimas. Y debemos reflexionar cual son las causas profundas de ello.  Sin identificarlas, nunca podremos dar solución a la lacra más grande que sufre nuestra sociedad: la violencia. En ella esta el origen de mucho sufrimiento, enfermedad o adicción.

A mí me gusta decir, que todos y cada uno de nosotros deberíamos identificar la victima que llevamos dentro, y luego matarla. Solo entonces estaremos en disposición de liberar de la violencia nuestras vidas y las de los que nos acompañan. Desde nuestra labor cotidiana, como médicos, como docentes, como familiares, como amigos o como compañeros.

Porque exterminar la “violencia entre géneros” es una responsabilidad social que comienza con una responsabilidad individual.

@carlotadedios

FUNDACIÓN ALARES PREMIA A ASOCIACIÓN ALANNA COMO GANADORA DEL ACCÉSIT EN LA CATEGORIA DE “AGENTES SOCIALES”

El pasado mes de julio en Madrid, nuestra presidenta Chelo Álvarez recibía el premio otorgado a Alanna, en la VIII Edición de los Premios Alares, que tienen como finalidad reconocer el mérito de las mejores iniciativas en conciliación y RSE (responsabilidad social empresarial). chelo presidenta Alanna
Como en otras ocasiones, el auditorio de CaixaForum en Madrid acogió la gala de los Premios Nacionales Alares, que se otorgan por la conciliación de la vida personal, laboral, y familiar. Además de apoyar la responsabilidad corporativa de agentes sociales que se mueven por una cusa justa. Su presidente D. Javier Benavente empezó el discurso agradeciendo a la Reina Dª Sofía su reconocimiento en la iniciativa de la Fundación Alares.
Fueron 365 aspirantes a los diferentes premios. Premio Instituciones, premio a Gran empresa, mediana empresa, profesionales de los medios de comunicación, innovación.., y a la mejor campaña por la corresponsabilidad entre hombres y mujeres en la Comunidad de Madrid.
El premio a Alanna, se sustenta en el trabajo que durante estos años ha realizado en función de integración social y sensibilización en pro defensa de la inclusión social e igualdad de género. Por tanto el accésit refleja que poco a poco  se avanza en el reconocimiento del proceso de socialización con el objetivo de contraatacar la violencia de género.
Gracias a reconocimientos sociales como éstos, contribuimos a crear y a tener la esperanza de vivir en una sociedad más justa y tolerante. Valores identitarios que siempre hemos defendido en Alanna.

On! dance dona a Fundación Alanna la recaudación de su espectáculo de danza “ Los 7 pecados capitales”

El pasado domingo 29 de junio se realizó la gala de final de curso de los alumnos de las ondanceescuela de danza y baile moderno; On! dance, en la localidad de Alcora. Una escuela con una dinámica joven y emprendedora que traslada de forma precisa y cuidada una imagen actual de la concepción de la danza y se compromete con su entorno social.

La visión de la escuela pretende ir más allá de la formación en danza, se trata de desarrollar aptitudes tan precisas e importantes como: la libertad de movimiento, la disciplina, el trabajo en equipo, la creatividad y el desarrollo del talento en las personas que practican y disfrutan del espectáculo de la danza.

Además se ha querido en este acto no solo trasmitir un mensaje sino ofrecer la recaudación del acto a una Fundación valenciana que lucha contra la exclusión social femenina.

Espectáculos como éstos contribuyen a la inclusión de la igualdad, a la búsqueda de tolerancia y respeto; en definitiva a fomentar la socialización.Desde esta concepción, los bailarines y actores interpretaron en la representación, la dualidad existente entre dos escenarios; el bien y el mal. Un concepto abstracto que reflexionaba sobre el pecado original. La tentación de los seres humanos es algo natural e instintivo. La propuesta invitaba al espectador a recapacitar sobre cuanto de esto hay en cada uno de los seres humanos. El duelo entre el bien y el mal fueron los protagonistas de la noche. Para concluir en que todo depende de la parte dual del ser humano que uno más alimente. Donde lo material y lo superficial queda tachado ante la magnitud y la autenticidad de las personas que se destacan por sus virtudes y buen hacer.

La libertad del movimiento y la técnica de los bailarines se muestra en coreografías fusionadas; donde prima, cuidando cada detalle y respetando el origen de la danza, una apuesta actual para fomentar el desarrollo de las industrias creativas y culturales.

MANIFIESTO ALANNA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Imagen

La violencia de género afecta a mujeres de todo el mundo, de todos los ámbitos de la sociedad. Todas y todos debemos de saber que no estamos solas, que tenemos asociaciones de mujeres que nos pueden ayudar y que también contamos con el apoyo de las instituciones. Entre todos debemos aunar nuestras fuerzas para decir no más violencia contra las mujeres.

No debemos, ni podemos olvidar a tantas y tantas mujeres que sufren maltrato psicológico, que la mayor parte de las veces pasa desapercibido, pero que es el preámbulo del maltrato físico, y que tiene consecuencias muy duras. En éste punto tenemos que estar muy atentas y no permitir que nos menosprecien con expresiones machistas, que anulen nuestra dignidad. La presencia de las mujeres es cada vez más importante gracias a su participación en el mundo laboral, político, cultural y social, por lo cual, y poco a poco, avanzamos hacia una sociedad más justa, solidaria, tolerante e igualitaria. Este proceso debe acelerarse.

Debemos educar en la igualdad desde casa, desde la escuela, desde la sanidad, desde cualquier ámbito, para que en el futuro, a nuestras hijas nadie les haga daño, nadie decida por ellas.

Son muchas las mujeres que han muerto a manos de su pareja. Esto nos recuerda que queda mucho por hacer. Debemos seguir trabajando para que esta lacra social desaparezca de una vez.

QUE NADIE DECIDA POR TI, QUE NADIE TE HAGA DAÑO, ANTE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES TOLERANCIA CERO.

En 1999, el 25 de noviembre fue declarado Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer por la, la ONU concedió a esta fecha carácter oficial

La epidemia que afecta a las mujeres

El 35% de las mujeres serán víctimas de violencia en algún momento de sus vidas“ El dato proviene del informe mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este dato debería hacernos pensar que 1 de cada tres mujeres que conocemos sufre de esta lacra. Una epidemia si consideramos que “El índice llega al 40% en materia de homicidios.”

Es absolutamente inaceptable que la sociedad, ante estos datos, no se implique de forma prioritaria  en la solución de esta autentica epidemia que sufren las mujeres del mundo y que supera con creces otras como el cáncer, hambre o guerras:

“Un  38%  de mujeres que fueron víctimas de homicidio en el mundo, fueron muertas por sus parejas o ex parejas, según informe de OMS.”

Pero también es urgente que cada uno de nosotros y especialmente las mujeres nos movilicemos en la intervención y prevención de esta causa de muerte femenina.

Según el Observatorio Nacional de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior, los datos muestran que los casos de homicidios por violencia doméstica representan un 17% del total.

El año 2012 representó un récord histórico en materia de homicidios, con un total de 267 casos, con lo que la cantidad de casos extremos suponen, en realidad, una cifra importante.

Pero lo preocupante es que: “la cantidad de casos registrados este año, proyectada al cierre de 2013 podría alcanzar valores similares a los del año pasado.”

Fundación Alanna,  nace como un punto de encuentro de las personas que ante esto deciden tomar una postura activa. Activa porque las personas que se integran en ella, con su aportación económica o a su voluntariado, se unen a una Comunidad que tiene como objetivo terminar con esa lacra.

Para ello, uno de nuestros primeros hitos es la puesta en marcha de un Centro de Día en Valencia. Un primer paso de un largo camino en la lucha contra la violencia de género.

la responsabilidad de ser mujer

Las mujeres somos seres fuertes biológicamente porque en nosotras radica la supervivencia de la especie. eso es un hecho demostrado científicamente.

Las mujeres somos capaces de casi cualquier cosa y demostramos altos grados de resiliencia.

Las mujeres tenemos un alto nivel de compromiso y entrega como lo demuestra la historia y millones de vida anónimas.

Pero también es cierto, que a lo largo de miles de años hemos sufrido la exclusión y la marginación cuestionándose incluso si teníamos o no alma.

Lo cierto es que la cultura pesa mucho, tanto que es capaz de cambiar el código genético y convertirnos en seres en conflicto,independientemente de la educación y títulos que tengamos o del lugar social que ocupemos.

En general, podríamos decir que la violencia que se ejerce sobre el genero femenino no se discute y si se sufre.

La violencia de género es un problema social de primer nivel en el mundo, pero sobre todo es un problema que nos afecta a TODAS las mujeres y es, su erradicación, algo en lo que todas deberíamos estar implicadas.

Todas implicadas en ello, cada una en la medida de su posibilidad y disponibilidad.

Para aglutinar a todas esas mujeres que se comprometen con la erradicación de esta lacra, nace una nueva Fundación, la fundación por y para las mujeres.

Fundación Alanna es la Fundación que aglutina a las mujeres que sienten que la responsabilidad con su genero las impulsa a cooperar en un proyecto común.